Consejos de expertos

Encontrar el taller más próximo

Sus preguntas

La mayoría de los sistemas de climatización disponen de un filtro que permite retener las micropartículas, el polen y otras impurezas. No obstante, el circuito funciona, en parte, en medio húmedo, por lo que cuando el filtro está saturado, las bacterias y el moho pueden dispersarse por el circuito provocando malos olores persistentes. Recomendamos la aplicación de tratamientos antibacterias y el uso de fungicidas, preventivos o curativos, después de sustituir el filtro.

Esta intervención consiste en el cambio del gas de refrigeración que contiene el circuito. El gas de refrigeración va perdiendo sus cualidades iniciales, lo que impedirá, con el paso de los años, la correcta refrigeración del aire impulsado al habitáculo. La operación consiste en extraer el gas antiguo, que se reciclará, y verificar y limpiar íntegramente el sistema antes de recargarlo con gas nuevo. Se recomienda recargar el circuito de climatización cada 2 años

No. El gas de refrigeración, utilizado en el circuito de climatización, se vuelve muy contaminante una vez entra en contacto con la atmósfera, contribuyendo al efecto invernadero y al calentamiento global. Frente a estos riesgos ecológicos, las normas relativas al mantenimiento del sistema de climatización se han endurecido, especialmente en lo relativo al reciclaje de los gases.

Son síntomas que evidencian el deterioro del catalizador o de una sonda lambda. La sonda lambda es un captador, fijado en la línea de escape, que permite enviar una señal al motor para que este regule la mezcla de aire/gasolina de manera óptima. Cuando la sonda lambda está dañada o desgastada, la señal es errónea: el vehículo entra en «modo degradado» y es muy probable que no pueda superar los 50 km/h. La otra causa posible del encendido del testigo es el catalizador. En caso de estar dañado, no podrá transformar las sustancias contaminantes que contienen los gases de escape en sustancias menos nocivas: la sonda lambda puede enviar una señal de alerta al motor, que entrará asimismo en modo degradado. La única solución es sustituir las piezas defectuosas lo antes posible.

Sí, el convertidor catalítico o catalizador tiene una vida útil limitada y debe sustituirse con frecuencia según las recomendaciones del fabricante, o incluso antes, en función del uso más o menos severo que se haga del vehículo. El catalizador permite transformar o reducir de manera importante los componentes más contaminantes que contienen los gases de escape, y especialmente, los hidrocarburos no quemados: el monóxido de carbono, el óxido de nitrógeno y las partículas. Si el catalizador está deteriorado, los componentes nocivos se liberarán completamente a la atmósfera, y en consecuencia, su vehículo dejará de respetar los niveles de contaminación autorizados. Se trata de un elemento prohibitivo en la ITV.

icon-gear